Cursos Educador de Calle

La calle, como espacio de uso público, separado de la vivienda u otros establecimientos privados, tiene sus orígenes en el siglo pasado, ya que en el XVIII todavía calle y vivienda no se distinguían de lo público o privado. Fue la revolución de la burguesía quien creo esa separación, apoyada por las nuevas estructuras sociales y políticas. Los niños y jóvenes no podían permanecer en la calle si no eran acompañados de adultos, aunque los cambios sociales provocaron que para muchos se convirtiera en un lugar de residencia obligada, apropiándose de la calle para uso privado.

Hoy, podemos hablar de calles, céntricas y periféricas, urbanizadas o no. Las plazas, jardines, parques, mercados, estaciones de tren y autobuses, metro, muros, escaleras, avenidas, solares, edificios en ruinas... Por tanto, la calle no es un espacio homogéneo y único. Cada uno de estos elementos tiene unas características y unas funciones, ya sean públicas, individuales o sociales:

- Lugar permanente para «simplemente estar», para consumir un tiempo que «sobra».

- Lugar de juego, aventura, encuentro con los «colegas», de intercambio de información y producción de cultura (donde los adolescentes y jóvenes reciben el 80 % de la cultura que incide en su comportamiento).

- Para muchos chavales es, además, casi su hogar, donde pasan la mayor parte del día. La calle es para ellos su gran espacio de vida, donde calle y libertad se identifican. Así, la calle se convierte en el espacio natural, lugar de libertad, de creatividad, juego, coleguismo, consumo; pero también de permisividad y anonimato. A ella acceden cargados de sentimientos de fracaso, de rechazo, de culpa, con sensación de impotencia y exclusión, todo ello ayudado por la falta de espacios abiertos naturales, de una infraestructura mínima para el ocio, el deporte, constituyendo una auténtica ciudad-hormigón, donde a veces el Educador de Calle más lo parece de portal o de escalera.

- Lugar de consumo desmedido, potenciado por los mass-media («priva», porros, tragaperras, ropa, música). Aún así, los chavales no viven la calle como un lugar necesariamente negativo, pues sirve para «aprender de la vida».

Pero la calle se está privatizando continuamente: bares, terrazas, comercios, garajes, aparcamientos vigilados... La calle acaba siendo, urbanísticamente hablando, el espacio común entre edificaciones y el lugar de circulación de vehículos y personas.

La calle, convertida plenamente en un lugar de consumo sobre todo para los jóvenes: publicidad, escaparates, objetos seductores, letreros luminosos e incitadores, trapicheo..., es testigo mudo del crecimiento de los chavales en un ambiente de reclamo y seducción.

Curso a distancia Educador de Calle. Matricula abierta.

Curso a distancia Experto en Educacion de Calle. Matricula abierta.

Cursos a distancia educacion social, trabajo social, animacion sociocultural, integracion social, atencion sociosanitaria, educacion no formal
Follow
4.7 Star App Store Review!
Cpl.dev***uke
The Communities are great you rarely see anyone get in to an argument :)
king***ing
Love Love LOVE
Download

Select Collections