Educador de Familia

La Educación Familiar como adquisición de competencias sociales

educación familiar,

Una vez que hemos hecho esta aclaración, indicar que la educación familiar se interpreta como: la acción educativa, cuyo objetivo, es el aprendizaje de las virtudes o capacidades sociales que un grupo o sociedad considera correctas y necesarias para alcanzar su integración.

Ahora bien, para que podamos hablar de competencia social, se han de dar dos condiciones: primero, que el sujeto tenga éxito en el cumplimiento de las expectativas sociales que sobre él recaen; y segundo, que el sujeto sea consciente de su progreso personal como ser social, lo cual supone un cierto grado de satisfacción en su actuación personal. En este sentido, podemos observar la importancia que adquiere la educación familiar, ya que la familia ejerce una gran influencia sobre esas dos condiciones, que en unos casos adopta signos negativos y en otros positivos. La educación familiar debe tener como objetivo que las familias y sus miembros se formen y adquieran las habilidades o competencias sociales para una sana y eficaz vida en familia y en sociedad; por otro lado, no podemos olvidar que a veces las familias no son capaces de ofrecer a sus miembros tales habilidades o competencias sociales, inhabilitándolos para una correcta vida familiar y grupal y desviándolos socialmente. La educación familiar, también, debe tener como objetivo, prevenir y procurar que las familias no se sientan incapaces o impotentes en su acción educativa.

Educación Familiar como didáctica de lo familiar

La Educación Familiar se entendería como un conjunto de estrategias e intervenciones socioeducativas en el medio familiar.

La Educación Familiar es una intervención socioeducativa. Una intervención, en función de las dificultades que presente cada núcleo familiar; y en función de unos determinados mandatos institucionales. Es algo así como una ciencia de la intervención frente a las problemáticas familiares. Es una didáctica de lo familiar.

Esta visión puede ser criticada de reduccionista de la Educación Familiar, y sería cierto si tan sólo se tuviera como referente la acción y mejora de situaciones sociales concretas (casi siempre problemáticas), sin interrogarse acerca de las consecuencias que de una determinada intervención pueden derivarse. Esto viene a reivindicar que toda intervención tiene que estar acompañada por una continua revisión y reflexión, tanto de nuestros actos como de nuestra forma de pensar, de nuestras actitudes, emociones… en definitiva, no contemplar asépticamente todo lo que conlleva el proceso de intervención familiar y sus resultados.

Educación familiar como paidocenosis

La educación es el conjunto de estímulos (paidocenosis) que de manera eficaz posibilita que una sociedad disponga de un mayor nivel de socialización.

La familia es fuente fundamental de estímulos, por ello consideramos que su función educadora es también paidocenosis. Los cónyuges, libremente constituidos en educador@s naturales de los hijos, pueden generar, al mismo tiempo, una familia comprometida en el plano educativo, y una sociedad decidida en potenciar sus más íntimas capacidades.

La educación familiar como generadora de demandas

La educación familiar tiene que asumir actitudes positivas ante las actuales estructuras sociales, orientándolas al respeto total de las exigencias familiares. Al mismo tiempo, ha de provocar las situaciones adecuadas para que la familia pueda o sea capaz de adaptarse a las transformaciones que sufre por motivo de los cambios sociales.

Debe asumir también el objetivo de crear conciencia acerca de cuáles son las necesidades familiares y sociales no debidamente satisfechas. Podemos afirmar que una correcta educación familiar debe generar nuevas demandas de educación familiar.

La educación familiar debe revelarse abierta a las diversas determinaciones sociales, dispuesta a integrar nuevas situaciones, y ser sensible a las complejas exigencias de los miembros más jóvenes del sistema familiar.

FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN FAMILIAR

«Todo hombre filosofa, pues en tanto que ser racional, tiende a justificar su comportamiento a la luz de unos principios. Lo que ocurre es que suele hacerlo sólo de un modo implícito y precipitado» (Quintana Cabanas, 1993:73).

Estas palabras que acabamos de leer vienen a demostrar la importancia y la necesidad de la Filosofía de la Educación Familiar.

La Filosofía no atraviesa por su mejor momento, son muchos sus detractores que consideran una pérdida de tiempo su mantenimiento en el currículum educativo y defienden que éste debería centrarse en el estudio de las ciencias y de la tecnología.

Si la Filosofía está tan poco valorada, y la Educación Familiar estuvo durante bastante tiempo excluida del currículum universitario, podríamos preguntarnos: ¿Por qué consideramos relevante la Filosofía de la Educación Familiar?. A lo largo de esta unidad didáctica nuestro cometido será dar respuesta a dicha interrogante. El primer párrafo recoge, en pocas palabras, la idea general de por qué hablar de Filosofía de Educación Familiar.

La Educación Familiar tiene como centro de atención primario, la familia, y las personas que la conforman. Dichas personas poseen la capacidad de pensar, reflexionar, tomar decisiones, etc., sobre educación y muchos otros aspectos de la vida humana. Si bien es cierto lo que acabamos de decir, también lo es que en muchas ocasiones nuestra forma de pensar, reflexionar, tomar decisiones, etc., está viciada por dogmatismos, comportamientos heredados, opiniones, prejuicios, mitos, tabúes, condicionamientos, etc., que dificultan el crecimiento y la educación de los miembros del sistema familiar. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que cada persona se caracteriza por un modo particular de ver, comprender y ejercer la educación; de ahí que se considere fundamental analizar si se trata de una idea aceptable o mejorable de educación. Partimos de una idea de educación: aquella que permite el sano y eficaz desarrollo humano en todas sus facetas y la convivencia, felicidad, disfrute, etc., de los miembros de la familia y de la sociedad en general.

Dos aspectos más son convenientes destacar para dar respuesta a la interrogante que planteábamos:

1. Qué todos los padres de familia se forman juicios de valor sobre los grandes temas de la Educación Familiar (la orientación escolar-profesional de sus hijos, sus diversiones, el sexo, los valores, la responsabilidad, etc.).

2. Qué poquísimos de ellos podrían razonarnos con alguna validez e información las posturas que están adoptando.

En pocas palabras, la Filosofía de la Educación Familiar persigue que la familia y sus miembros se den cuenta del peso y de la influencia de los condicionantes que señalábamos con anterioridad. Y aún es más, no sólo bastaría con darse cuenta; el paso siguiente sería librarse de ellos y buscar el verdadero sentido de la educación, y para eso se impone una notable madurez humana e intelectual.

CONTENIDOS DE LA ORIENTACIÓN FAMILIAR

El contenido fundamental de la Orientación Familiar se basa en la ayuda técnica que se le proporciona a la familia. Como hemos podido observar esta ayuda variará dependiendo de la situación por la que esté pasando la familia, yendo desde una ayuda más educativa o de asesoramiento, niveles en los que normalmente las familias poseen capacidad para resolver sus dificultades pero necesitan de la orientación del profesional en algunas cuestiones; a una terapéutica, en la que el S.F. se encuentra en una situación extrema o desequilibrante y normalmente no son capaces de elaborar una solución que les permita cambiar y mejorar.

Todas las familias se rigen por una serie de reglas que le permiten avanzar y evolucionar hacia una continua apertura, en la que el equilibrio (homeostasis) entre los factores estables (morfoestáticos) y los factores que son susceptibles de cambio (morfogenéticos) hagan posible el progreso de todos los miembros del sistema familiar.

Estos aspectos son los que debe observar continuamente el profesional, además también, la linealidad versus circularidad, las relaciones e interacciones verbales como no verbales, y por supuesto, observar si la familia mantiene una pauta o conducta disfuncional; y sin olvidarse de la pieza clave, el interrogarse sobre el «para qué», pues lo que se trata de conocer no es la conducta o la estructura de cada miembro del Sistema Familiar sino el contexto del mismo, las relaciones, las interacciones y comunicaciones que explican aquello que parece disfuncional. Otros aspectos a tener en cuenta son: la fase del ciclo vital en la que esté cada familia que haya de ser orientada y la influencia de las familias de origen o de otros sistemas externos a la familia.

De cuanto antecede se deduce que la formación del orientador familiar debe abarcar el aprendizaje de las técnicas conducentes a la utilización de cuanto implican tales contenidos. Tanto a nivel teórico (conceptos básicos, teorías explicativas, metodología...) como en el nivel práctico (estrategias, intervenciones, modelos de actuación, técnicas, instrumentos de diagnóstico e intervención, etc.), se requiere una rigurosa y metódica formación.

LA ORIENTACIÓN EN CONTEXTOS NO TERAPÉUTICOS:

EL CONTEXTO EDUCATIVO-FORMATIVO Y EL ASESORAMIENTO FAMILIAR

La Orientación Familiar contiene otros dos niveles, además del indicado, que son el nivel educativo y el nivel de asesoramiento. Aunque estos dos niveles existen, han estado muy solapados por el tercer nivel. Este predominio terapéutico se podría contrarrestar, en cierta forma, a través de un mayor afianzamiento de los niveles educativo-formativos y de asesoramiento. De esta forma la propia familia, con la ayuda profesional necesaria, podría generar sus propios recursos y mecanismos con los cuales autoimplicarse en la solución de sus problemas y sentirse protagonistas de sus cambios. El futuro orientador, desde la importancia de su papel, debe hacer un esfuerzo para cambiar la perspectiva de mitigar problemas a la de ayudar a crear las condiciones para que no se produzcan.

Los tres niveles expuestos muestran el amplio abanico de actuaciones que se pueden llevar a cabo con los sistemas familiares, actuaciones que se desarrollarán en contextos terapéuticos como no terapéuticos. En estos últimos es en los que queremos incidir; por una parte, para ampliar los contenidos que ya se poseen; y por otra, para resaltar la conexión de los contextos no terapéuticos con la práctica y el quehacer diario de muchos profesionales que trabajan con familias.

Existen dos maneras de abordar la realidad; una que parte de la teoría y se acerca a la práctica desde la óptica que aquella le procura y, otra, que parte de la práctica y es ésta la que le conduce a elaborar un cuerpo teórico o a buscar una teoría elaborada que dé sentido a la práctica dada.

Algunas personas que estudien este Manual podrán aplicar a su práctica diaria los conocimientos teórico-prácticos que adquieran de las Unidades Didácticas que lo conforman; por otro lado, otro grupo de personas, continúa formándose teóricamente a la espera de la oportunidad de poner en práctica los conocimientos que van adquiriendo. En ambos casos, se obtendrá una formación teórica específica de la realidad familiar y, para una serie de personas, también será una gran oportunidad para introducirse en el terreno profesional.

Este Manual de Educación Familiar, reflejará una y otra forma de abordar la realidad que se estudia. En nuestro caso, se caracteriza por partir de la teoría como acercamiento a la práctica.

El contacto con la realidad familiar se tiene desde que uno nace, pero esta relación lo es todo menos profesional. Al estudiar este Manual se da la posibilidad de crear profesionales especializados en el ámbito familiar; con la finalidad de formarles, tanto teóricamente como en la práctica, para que desarrollen procesos de orientación y asesoramiento ante todas aquellas situaciones en las que la familia lo necesite.

Establecer una relación profesional-familia (usuario) implica, para el profesional, superar la visión cotidiana de la familia, reflexionar sobre ella, considerarla como objeto de estudio, de análisis, observación, investigación, aprendizaje, intervención, actuación, etc. Por otro lado, es cierto que algunos profesionales se encontraron trabajando con familias poseyendo escasa formación a este respecto. Esto les supuso ir conociendo y aprendiendo de las familias, en el día a día de su interacción con los miembros de la misma. Muchos de estos profesionales están representados por asistentes sociales y, ahora, trabajadores sociales, entre otros, que desde su puesto de trabajo en centros de Servicios Sociales prestaron y prestan atención a las problemáticas familiares.

Los trabajadores sociales de los Ayuntamientos se han convertido así en transmisores, mediadores e interventores de dichas problemáticas, con lo cual su trabajo diario puede ser objeto de aprendizaje práctico para muchos de nosotros. Analizar el trabajo con familias desde los Ayuntamientos es una posibilidad entre otras. Esta opción resulta atractiva, por un lado, porque implicaría conocer y profundizar sobre lo qué se hace en los Ayuntamientos con relación a las familias; y por otro, por ver en que se relacionan los Ayuntamientos y los niveles de orientación.

FICHA DE MATRICULA PARA CUALQUIER CURSO

Copiar y Enviar por email a: formacionadistancia@arrakis.es

Ref.: Oferta especial 50%

Deseo matricularme en el CURSO/S:

Nombre y apellidos:

D.N.I.:

Profesión:

Tfno. fijo:

Tfno.móvil:

Email:

Domicilio:

C.Postal:

Población:

Provincia:

¿Has realizado algun otro Curso con nosotros?:

Obtuve información del curso en:

----------

Una vez recibido, te enviaremos un email de confirmación.

--------------

ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@arrakis.es

formacionadistancia@yahoo.es

http://www.animacion.synthasite.com

http://www.facebook.com/animacioncursos

http://www.youtube.com/user/animacionservicios

http://twitter.com/cursosanimacion

Apartado 3049 -36205 VIGO- España

Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

Cursos a distancia educacion social, trabajo social, animacion sociocultural, integracion social, atencion sociosanitaria, educacion no formal
Follow
4.7 Star App Store Review!
Cpl.dev***uke
The Communities are great you rarely see anyone get in to an argument :)
king***ing
Love Love LOVE
Download

Select Collections